Mi foto
Jerez de la Frontera, Cádiz, Spain

BIENVENIDOS A MI BLOG

En esta página encontrarás evocadoras fotografías antiguas procedentes de mi archivo particular, así como otras actuales de las que soy autor. También vídeos, artículos y otros trabajos relacionados con la historia de Jerez de la Frontera (Spain), e información sobre los libros que hasta ahora tengo editados.

In this page you will find evocative ancient photographies proceeding, as well as different current of my file particular of that I am an author. Also videoes and articles related to the history of Jerez (Spain) and information about the books that till now I have published

No están reservados los derechos de autor. Puedes copiar lo que quieras, aunque es preceptivo citar la fuente.
No rights reserved copyrights, you can copy anything you want just by citing the source

Manuel Rodríguez "MARO", un genial humorista gráfico





MANUEL RODRÍGUEZ ROMERO. Conocido en el mundo gráfico por su seudónimo de MARO, figuró entre de los dibujantes humorísticos mas destacados del siglo XX, no sólo de Andalucía, yo diría que también de España.

    A su extraordinario talento y maestría como dibujante, se unió siempre su gran personalidad, su amenidad en el trato y su cortesía exquisita. De carácter serio y perspicaz, sus justas y sabias palabras nunca dejaban traslucir el profundo y agudo sentido del humor que demostraba con su lápiz. Defensor a ultranza de la libertad de expresión, fue crítico y mordaz hacia el poder político y sus dirigentes de cualquier tendencia o color. Actitud que, tanto en dictadura como en democracia, le acarreó no pocos problemas. El primero de ellos, allá por los años cincuenta del pasado siglo, estuvo a punto de llevarlo a la cárcel, al caricaturizar ácidamente a Álvaro Domecq a causa del importe en metálico (guante) que se exigía a familias sin recursos para la adjudicación de un piso en la barriada de la Constancia. Pero sin lugar a dudas sus críticas más mordaces y constantes se las llevó Pedro Pacheco durante la década de los ochenta. Ello le costó la expropiación forzosa, por una cantidad irrisoria, de una casa de su propiedad cercana a la que habitaba. Hecho del que siempre tuvo la certeza se debió a una represalia del poder municipal, ya que en Jerez existían, y siguen existiendo, cientos de inmuebles y solares en mayor estado de abandono y que nunca fueron expropiados por dicha causa.

      Pienso, al igual que muchos jerezanos que tuvimos la suerte de conocer a este genio del chiste gráfico y de la caricatura, que nunca fue valorado en su ciudad en toda la dimensión que se mereció, quedando encajado simplemente en “Maro el de los chistes del periódico”, cosa que ciertamente fue un mérito, que duda cabe. Un gran mérito que su inagotable imaginación le permitiera diariamente “sacar punta” con valentía y en tono de humor a todo cuanto acontecía en Jerez, y mucho más meritorio realizarlo cada día para cinco periódicos de otras tantas ciudades de la provincia, tal como lo vino haciendo durante los últimos diez o quince años de su vida.

Apadrinado por el genial Antonio Mingote en el mundo del periodismo de humor, llevó su arte incluso a revistas extranjeras, entre ellas una de Nueva York. Colaboró en su tiempo con publicaciones tan emblemáticas como Hermano Lobo, La Codorniz, Dígame, Siete Fechas y El Correo de Andalucía. Realizó varias exposiciones tanto en España como en México; publicó tres “comics denuncia” nada menos que sobre las vidas de Lucrecia Borgia, Eduardo VIII y Catalina La Grande, así como un libro de enseñanza, titulado: Sea usted caricaturista, y otros dos de humor, El “jerez” en el humor y, Jerez visto por Maro, teniendo además en su haber importantes galardones internacionales obtenidos en Méjico, Bulgaria (1997) y Uruguay (2004).

En su faceta humana es preciso destacar su gran preocupación por el estado de los presos en las cárceles. A la de Jerez iba diariamente a dar clases de gimnasia a los reclusos y atenderles en lo que podía, como a modo de trabajador social cuando esta figura no existía en los presidios. Esta inquietud le llevó en 1963 a fundar, legalizar y presidir la denominada Coordinadora Pro-Derechos de los Presos de Andalucía “Codepa”.

     Personaje siempre jovial, elegante, correcto y amigo de sus amigos; sentía y amaba a la tierra que le vio nacer en lo más profundo de su ser, por ello jamás quiso abandonar Jerez, a pesar de que buenas ofertas nunca le faltaron. No me cabe la menor duda de que si se hubiese asentado en Madrid, su fama habría traspasado fronteras y su nombre estaría hoy escrito con letras de oro en la historia del periodismo gráfico español. De todas formas, las hemerotecas son y serán en los siglos venideros, fieles notarios de que, el ingenio, el arte y el humor de Manuel Rodríguez MARO, marcaron toda una época del periodismo gráfico español. Confío que algún día Jerez sepa rendirle el merecido homenaje, al menos con una placa en su casa de la plaza de Rivero donde vivió y trabajó la mayor parte de su vida. Una casa llena de recuerdos, de figuras policromadas, de altorrelieves, de cuadros, de caricaturas, de libros, de archivos, de óleos y pinceles, de... recuerdos, que nos hacen evocar un tiempo pasado que nunca volverá, y que su amada esposa, Mami, como fiel guardiana, nos muestra orgullosa con alguna que otra lágrima aflorando por sus mejillas.
Antonio Mariscal Trujillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada