Mi foto
Jerez de la Frontera, Cádiz, Spain

BIENVENIDOS A MI BLOG

En esta página encontrarás evocadoras fotografías antiguas procedentes de mi archivo particular, así como otras actuales de las que soy autor. También vídeos, artículos y otros trabajos relacionados con la historia de Jerez de la Frontera (Spain), e información sobre los libros que hasta ahora tengo editados.

In this page you will find evocative ancient photographies proceeding, as well as different current of my file particular of that I am an author. Also videoes and articles related to the history of Jerez (Spain) and information about the books that till now I have published

No están reservados los derechos de autor. Puedes copiar lo que quieras, aunque es preceptivo citar la fuente.
No rights reserved copyrights, you can copy anything you want just by citing the source

BREVE OJEADA AL JEREZ DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XIX

Considero que es uno de los períodos más interesantes en la historia de Jerez, dado que de ese tiempo parte la fisonomía de la ciudad y del centro urbano que ha llegado hasta nosotros. Es una época en la que Jerez deja de ser una ciudad anclada en un pasado ya añejo, “ciudad convento”, como la denominan algunos historiadores, para pasar a ser una ciudad agroindustrial con grandes transformaciones urbanas y sociales.

Dicho siglo comenzó de una manera trágica con la terrible epidemia de Fiebre Amarilla de 1800 que llevó a la tumba a miles de jerezanos, así como la invasión napoleónica, diez años después, que dejó a la ciudad en la ruina. Ello no fue óbice para Jerez se fuera poco a poco recuperando de aquellos aciagos tiempos. Avanzada la centuria y tras la desamortización de Mendizábal en 1835 muchos conventos quedaron deshabitados. Años  más tarde algunos de ellos son derribados y convertidos en plazas públicas, tal es el caso de las del Progreso, Veracruz, Doña Blanca o del Banco. Se construyen numerosas casas señoriales de bellas portadas y surgen nuevos barrios como el de Mundo Nuevo. También los arrabales de San Miguel y Santiago se pueblan cada vez más hasta el punto de acoger a una gran parte de la población. Baste con decir que el área que abarcaba entonces la parroquia de San Miguel llegó a tener más habitantes que todo el resto de la ciudad. Con el auge del comercio de nuestros vinos se va construyendo un cinturón industrial de cascos bodegueros que envolverá por completo a la población y convivirá con ella en plena armonía hasta el último tercio del pasado siglo XX. Y el negocio del vino va tomando auge inusitado, hasta convertirse en la primera fuente de divisas por exportación de nuestro país, generando a su vez grandes capitales sólo comparables con los que producía la industria textil  catalana.

Son derribadas las cuatro puertas de la muralla por considerarlas ya inútiles y entorpecer la comunicación con los barrios de extramuros, quedando consolidada como zona céntrica y comercial, entre otras, las actuales zonas de Plateros, Consistorio, Algarve, Larga, San Francisco, Arenal y Cristina. En 1829 se hace un proyecto para la construcción de un “camino de hierro” hasta el Portal, línea férrea que pudo haber sido la primera de España, aunque debido a diversas circunstancias no se pudo materializar hasta 1854 con la línea Jerez - Puerto de Santa María - Trocadero. Se hacen buenas obras de urbanización, con empedrado y alcantarillado, así como la instalación en 1847 de alumbrado público en las calles y plazas del centro urbano con farolas alimentadas por gas. Bajo la presidencia del ilustre marino Francisco de Basurto y Vargas, se crea la Sociedad Económica de Amigos del País, con cuyo patrocinio se ensayan con éxito nuevos cultivos como el arroz  y la patata, promoviendo el desarrollo de las artes y la cultura así como la edición de periódicos ilustrados.

     Pero, ¿cómo era la ciudad de nuestros tatarabuelos? Comencemos dando unos retazos de aquel Jerez de entre siglos. Para ello veamos lo que dicen algunos viajeros ilustrados que a modo de reporteros de la época nos lo cuentan. Así Juan A. Estrada en su obra Población de España dice:

        Xerez de la Frontera, ciudad grande y hermosa sobre las riveras del Guadalete, en un terreno fértil y bien cultivado con buenos árboles, cercada de murallas, con calles anchas, limpias y de buen piso, una plaza grande, una casa Ayuntamiento, una insigne colegiata donde reside un vicario general del Arzobispo de Sevilla, y una Sociedad Económica”.

        Otro viajero, el famoso Antonio Ponz, en su obra Viage a España (sic) publicada en 1794, dice entre otras cosas:

         Al instante que entré en Jerez, conocí lo que puede un magistrado celoso y activo; comparando sus calles actuales con lo que eran antes; esto es, barranco de inmundicias y albañales casi todas ellas. Por lo mismo que las calles de la ciudad son anchas y espaciosas, mejor que las de otras principales ciudades de Andalucía, era mayor la incomodidad de andarlas en tiempos lluviosos; ahora son verdaderamente cómodas y magníficas, con sus ánditos de losas a los lados, mejores que los de esa corte, de modo que cuando estén todas concluidas y empedradas en la forma que las hechas hasta ahora, será Jerez, por este término, una de las más lindas ciudades de dentro y fuera de España, y tendrán motivo sus vecinos de acordarse del señor don José Eguiluz, su actual corregidor.

       Sin embargo unos años más tarde el vicecónsul inglés en la ciudad, Jorge W. Suter, escribe todo lo contrario. Dice que Jerez es un pueblo grande y destartalado, que no existen coches de alquiler, solo particulares y muy anticuados. Ninguna calle tiene alcantarillado, pavimento ni alumbrado. Cuando llueve el lodo llega a media pierna por lo que es difícil atravesar las calles, sobre todo de noche por la absoluta falta de alumbrado; por lo que se hace preciso que un criado vaya delante con un farol en la mano y un garrote en la otra para protegerse de atracos.

      De todas maneras diremos que, como bien escribe A. Ponz, durante la época del corregidor Eguiluz, a finales del siglo de las Luces, fueron muchas las obras de saneamiento y empedrado que se llevaron a cabo en Jerez, por lo que puede deducirse alguna parcialidad o animadversión del vicecónsul inglés hacia nuestra ciudad. Lo que sí podemos tener por cierto es que las viviendas de la gente modesta eran en su mayoría lóbregas, húmedas y faltas de ventilación, dado el trazado angosto de las calles del casco antiguo. Casi todas las casas solían tener patio que servía de desahogo y ventilación; pero, por otro lado, el hacinamiento de familias numerosas en una o dos habitaciones, la falta de agua corriente y de servicios higiénicos favorecería la transmisión de enfermedades.

 La vieja muralla con casas adosadas a uno y otro lado seguía envolviendo a lo que fue la ciudad islámica. Y en la zona de extramuros seguían creciendo los populosos barrios de San Miguel al Este y el de Santiago al Oeste, además de los de La Santísima Trinidad y San Pedro. Es precisamente en esa época cuando, debido al gran auge de nuestra industria vinícola, se comienza a construir un gran cinturón industrial compuesto por grandes naves bodegueras que irán reemplazando a las antiguas de intramuros  mucho más pequeñas y con planta alta para guardar el grano.

           En el capítulo educativo, se comienzan a crear escuelas gratuitas para niños y niñas hasta ese tiempo casi inexistente, ensayándose nuevos sistemas pedagógicos sobre la memoria y la lectura en la llamada Escuela de Estudios Mutuos instalada en el palacio de Villapanés. Mediante el testamento del bodeguero Juan Sánchez de la Torre se crea un Instituto de Humanidades, el cual se transformaría años más tarde en Instituto de Segunda Enseñanza, hoy P. Luis Coloma. En el ámbito sanitario se proyecta la reunión de los cuatro pequeños hospitales de la ciudad en un Hospital Municipal, el de la Merced, más tarde llamado de Santa Isabel, mucho más amplio y mejor dotado que los anteriores. También se introducen notables mejoras en la Casa-cuna. Por aquel tiempo se adapta el que fuera convento de Belén para cárcel de la ciudad,  derribándose la establecida en la plaza de San Dionisio o de Escribanos. El historiador Portillo nos dice que una vez terminadas las obras de adaptación, esta cárcel podía contarse entre las mejores de Andalucía por su embaldosado, aseo, amplitud y vistosa fachada.

Jerez contaba a mediados de la centuria con una población de derecho de unos cincuenta mil habitantes, los cuales habitaban en sus 40 plazas y 227 calles y callejuelas. Se suministraba del agua de numerosos pozos y aljibes particulares así como de 7 fuentes públicas. Poseía 4 relojes de campana y 625 farolas de gas para el alumbrado nocturno de las calles, las cuales eran vigiladas por 44 serenos armados.
Antonio Mariscal Trujillo
Publicado en Diario de Jerez el 12 de enero de 2015


No hay comentarios:

Publicar un comentario