Mi foto
Jerez de la Frontera, Cádiz, Spain

BIENVENIDOS A MI BLOG

En esta página encontrarás evocadoras fotografías antiguas procedentes de mi archivo particular, así como otras actuales de las que soy autor. También vídeos, artículos y otros trabajos relacionados con la historia de Jerez de la Frontera (Spain), e información sobre los libros que hasta ahora tengo editados.

In this page you will find evocative ancient photographies proceeding, as well as different current of my file particular of that I am an author. Also videoes and articles related to the history of Jerez (Spain) and information about the books that till now I have published

No están reservados los derechos de autor. Puedes copiar lo que quieras, aunque es preceptivo citar la fuente.
No rights reserved copyrights, you can copy anything you want just by citing the source

Aquel colegio de las Carmelitas de Jerez



Si mal no recuerdo, cuatro han sido los centros de enseñanza regidos por congregaciones religiosas femeninas que desaparecieron de nuestra ciudad en las últimas décadas. El Servicio Doméstico en el Arroyo, las Oblatas en San Benito, el Santo Ángel en la Tornería y las Carmelitas en San Marcos, Este último me voy a permitir evocarlo por el hecho de haber sido mi primer colegio y el de muchísimos jerezanos.

Su fundación
Ubicado en dos grandes casas contiguas separadas por un patio que ocupaban toda una manzana entre las calles Compañía y San José con fachada principal frente al templo de San Marcos, el Colegio de las Carmelitas en el que tantos cientos de jerezanos aprendimos nuestras primeras letras e hicimos nuestra Primera Comunión, permaneció en ese lugar entre los años 1905 y 1970. Centro de enseñanza regido por las Hermanas Carmelitas de la Caridad, una congregación religiosa fundada por santa Joaquina de Vedruna cuya misión era la de atender a enfermos y menesterosos.

Las primeras religiosas de esta congregación que llegaron a la provincia de Cádiz en 1860 fueron diez monjas enfermeras que se establecieron en San Roque con la misión de atender a los heridos de la guerra en Marruecos comenzada en octubre de 1859 ante la amenaza de las cábilas rifeñas de invadir Ceuta y Melilla. Acabado dicho conflicto, las hermanas pasaron a prestar sus servicios humanitarios en el Hospital de Mujeres de Cádiz. Posteriormente fundaron diversos colegios tanto en la capital como en el Puerto de Santa María y Jerez, ante la apremiante necesidad de centros en los que impartir educación a niños y sobre todo niñas de las clases más desfavorecidas donde escasamente llegaba la instrucción pública. Estas monjas se establecen en Jerez el año 1869, abriendo un colegio para niñas en el entonces deshabitado desde 1835 Convento del Carmen. De allí y bajo los auspicios de la caritativa dama Juana de Dios Lacoste se trasladaron en 1885 al palacio de Ponce de León propiedad de dicha señora, hoy colegio y comedor de el Salvador en la calle que lleva su nombre, donde continuaron su labor docente así como con la denominada “Cocina Económica” en la que dar alimento a los necesitados y que doña Juana de Dios mantenía a sus expensas. Ese mismo edificio fue donado en testamento por su hijo Luis de Ysasi al Ayuntamiento de Jerez para centro de enseñanza. El 8 de marzo de 1905 las Hermanas Carmelitas se trasladan al edificio de San Marcos, y son las monjas de la Caridad de San Vicente de Paúl las que se hacen cargo tanto del centro de enseñanza como del comedor para pobres.

Un día de 1948
Al colegio de las Carmelitas de Jerez llegué en septiembre de 1948 de la mano de mi madre vestido con uniforme azul de marinerito. Eran tiempos aciagos, nuestro país aún no se había repuesto de aquella tragedia que lo asoló durante la Guerra Civil. Una época de penuria económica, escasez, hambre, racionamiento y estraperlo.  El día 18 de  agosto del año anterior la terrible explosión de un depósito de minas submarinas almacenadas en Cádiz hizo saltar por los aires a una buena parte de esa ciudad, arrasando completamente el barrio de San Severiano y provocando la mayor catástrofe de su historia. Hubo cientos de muertos y más de 5.000 heridos. La tremenda detonación se sintió en Jerez con gran intensidad, produciendo la ruptura de muchísimos cristales y provocando una gran alarma entre la población. Pocos días después, concretamente el 27, toda España lloraba la trágica muerte en la Plaza de Linares al mayor ídolo de la torería de todos los tiempos: Manuel Rodríguez “Manolete”. Cuentan que fue uno de los veranos más secos y calurosos que se recuerdan.

            Aún recuerdo las imágenes de aquel colegio. Un edificio, estimo que del siglo XIX o anterior, de aspecto serio e institucional del que desconozco su origen, pero que pudo ser anteriormente residencia de noble o acaudalada familia y que supongo sería vendido o legado por sus antiguos propietarios a las Hermanas Carmelitas para la instalación de su nuevo centro docente.

Por la puerta situada frente a San Marcos se accedía, nada más cruzar el zaguán, a una escalera situada a la derecha que conducía al piso alto en el que se encontraban algunas clases de niñas, así como un taller de costura y bordados denominado Obrador de San José, en el que jóvenes muchachas aprendían el oficio de costureras y bordadoras, donde además se confeccionaban artísticos mantos, faldones y palios para las imágenes de las dolorosas de nuestra Semana Santa, así como otras vestiduras y ornamentos sagrados. También recuerdo que se elaboraban allí las obleas que luego se convertirían en hostias consagradas.

            Desde el antes citado zaguán y, a través de un primer patio, se accedía a un segundo. Un patio con naranjos y arriates en los que crecían verdes enredaderas, moradas buganvillas y blancos jazmines. También había una gruta con una imagen de la Virgen de Lourdes con una fuente. Justo al lado de la gruta se abría la puerta de una pequeña y preciosa capilla.


También en la planta baja estaban las clases de los niños además de otras aulas para niñas que eran educadas gratuitamente. Estas niñas, procedentes de clases necesitadas no pagaban mensualidad ni llevaban uniforme, sólo un babi blanco que cubría sus humildes ropas. Las mismas no entraban al colegio por la puerta principal, sino que lo hacían directamente por una lateral que daba a la calle San José, la misma por donde también accedían los niños. Desde luego que no voy a entrar en este asunto que hoy sería calificado como discriminación, pero entonces era así y todo el mundo lo daba por bueno, es más, supongo que los padres de estas niñas estarían muy agradecidos a las monjas por escolarizarlas y darles una buena enseñanza de forma gratuita en unos tiempos en los que la instrucción pública no alcanzaba a todos y menos a las niñas. Lo cierto es que la pequeña cuota mensual que pagaban unos, servía para que aquellos que no tenían nada recibiesen la misma enseñanza aunque lo hiciesen en clases separadas. Para comprender esto hoy sería preciso ponerse en la mentalidad de la época.

            A pesar de los años transcurridos, llevo grabado en mi memoria el rostro de la Hermana Carmen, nuestra tutora. Su sereno semblante, su cara aterciopelada y su grave aunque dulce voz, me quedaron impresas para siempre en ese lugar de la mente donde se deben almacenar los recuerdos más sublimes de la infancia.

Nuestra clase estaba presidida por una imagen del Niño Jesús de Praga, cuya devoción nunca he olvidado a pesar de los años transcurridos. Hasta el punto que cuando en el año 1999 visité por primera vez la capital de la República Checa, sacrifiqué una tarde de nuestra estancia turística allí, tratando de encontrar el templo donde se veneraba. Mi esposa y yo preguntamos y preguntamos haciéndonos entender como buenamente podíamos, chapurreando francés, inglés y hasta por señas sin que nadie nos entendiera ni supiera darnos norte.  Por fin, después de mucho indagar pudimos encontrar la iglesia de Santa María de la Victoria, y postrarnos a orar ante la pequeña imagen del Niño Jesús que allí se venera desde 1628, año en el que una dama, María Manrique de Lara, casada con el canciller de Bohemia lo llevó allí desde España.


El final de una larga etapa
Pues bien, un día, a finales de 1970, al pasar por mi antiguo colegio vi un letrero sobre el dintel de la puerta que decía: “Colegio San Juan de Ávila”. Supe después que aquellas Hermanas Carmelitas, después de más de un siglo en Jerez, se habían marchado para siempre y aquel colegio estaba ahora en manos de una nueva congregación religiosa. Resulta que unos meses antes, en junio de ese mismo año de 1970, dos monjas de la congregación de las Hijas de Nuestra Señora del Sagrado Corazón llegaron a Jerez procedentes de Barcelona para ver la posibilidad de ocupar aquel Colegio que cerraba sus puertas para ellas continuar en el mismo su labor docente, como así lo hicieron

            De esta manera, el día 4 de noviembre de aquel mismo año de 1970 un grupo de ocho hermanas de la congregación antes citada vinieron de Barcelona para tomar el relevo de las Carmelitas con la mayor de las ilusiones, en la seguridad de que su obra docente en nuestra ciudad daría en un plazo no muy lejano los frutos deseados.

Pero el paso del tiempo no perdona a nadie, tampoco a las viejas edificaciones. Aquella casa de más de dos siglos de antigüedad se caía de puro viejo, por lo que la seguridad de los alumnos no estaba garantizada. Ante tal circunstancia las monjas llegaron a un acuerdo con el empresario José María Ruiz Mateos para la permuta de aquel viejo caserón por unos terrenos en Montealto a fin de edificar uno nuevo. El viejo colegio de las Carmelitas fue derribado y en su lugar se alza desde entonces un edificio de viviendas.


                                                                                                 Antonio Mariscal Trujillo
Fotos: Archivo de Antonio Mariscal y Manuel Román

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada