Mi foto
Jerez de la Frontera, Cádiz, Spain

BIENVENIDOS A MI BLOG

En esta página encontrarás evocadoras fotografías antiguas procedentes de mi archivo particular, así como otras actuales de las que soy autor. También vídeos, artículos, curiosidades y otros trabajos relacionados con la historia de Jerez de la Frontera (Spain), e información sobre los libros que hasta ahora tengo editados.

In this page you will find evocative ancient photographies proceeding, as well as different current of my file particular of that I am an author. Also videoes and articles related to the history of Jerez (Spain) and information about the books that till now I have published

No están reservados los derechos de autor. Puedes copiar lo que quieras, aunque es preceptivo citar la fuente.
No rights reserved copyrights, you can copy anything you want just by citing the source

José Cádiz Salvatierra



-->
José Cádiz Salvatierra nació en Huelva en 1905. Hijo de un distinguido y galardonado notario de aquella población, hizo los estudios de bachillerato en el Instituto General y Técnico de su ciudad natal, marchando en 1922 a la Universidad Literaria de Sevilla, en cuya facultad de Filosofía y Letras obtendría, en el año1926, su licenciatura en la especialidad de Ciencias Históricas.

Seis años pasarían hasta iniciar su labor docente. La desahogada posición de su padre le permitió pasar durante ese período de tiempo largas estancias en Madrid estudiando e investigando en sus bibliotecas. En 1932 entra a trabajar en calidad de profesor aspirante en el Instituto-Escuela de la capital de España, siendo encargado de las visitas a museos. Un año después pasaría a ocupar plaza de profesor en dicho centro.

Los años de la Guerra Civil los pasó en Jaén como profesor, secretario y director de su Instituto. Allí vivió en zona republicana las tragedias de dicha guerra. Acabado el conflicto, gana por oposición una plaza de catedrático en Osuna, llegando a Jerez en 1942 como profesor de Geografía e Historia en el Instituto Padre Luis Coloma, siendo nombrado más tarde Director de dicho centro, cargo que ocuparía hasta su muerte.

En 1949 tomó parte en la fundación de la Academia Jerezana de San Dionisio de Ciencias Artes y Letras. Con el tiempo dicha entidad llegaría a convertirse en Real Academia y destacado referente de la cultura local. Cuatro años más tarde, en 1953, Cádiz Salvatierra sería elegido presidente de dicha corporación, cargo que ostentaría hasta su fallecimiento.

      Su labor durante los veinticinco años que trabajó en Jerez fue muy prolífica, siendo destacada su enorme calidad docente y humana, puestas por completo al servicio de sus alumnos en particular y de la cultura en general. 

"Mis alumnos son para mí los hijos que Dios no me dio"


Es esta una frase salida de su boca y que revela el porqué de su total vocación al magisterio y a la juventud. En diciembre de 1967 al poco de comenzar las vacaciones de Navidad fallecería víctima de una afección cardiovascular. La prensa local resaltó en grandes titulares tan triste noticia, y su sepelio constituyó una inmensa manifestación de duelo y de pesar en toda la ciudad de Jerez. En 1969, costeado mediante aportaciones populares y con la subasta de un bastón del general Primo de Rivera, así como una de sus inseparables pipas, donada ésta por su viuda Blanca de Aragón, se le erigió un monumento en el patio del Instituto donde ejerció su magisterio durante un cuarto de siglo. Una hermosa avenida contigua a dicho Instituto fue rotulada con su nombre por acuerdo del Cabildo Municipal. En 1972 fueron publicadas sus memorias bajo el título: Mi labor, obra exhaustiva en la que, curso tras curso a lo largo de su vida académica, recoge sus experiencias docentes. Incluye la misma una interesante autobiografía.

Antonio Mariscal Trujillo
C.E.H.J.

1 comentario:

  1. La inexorable patina del tiempo olvida a muchos de los grandes pedagogos que dedicaron su vida entera a la educación de los jóvenes. En este caso el busto que se le erigiera en 1969 permanece escondido y completamente abandonado en el Instituto que durante un cuarto de siglo fuese testigo de su gran labor docente

    ResponderEliminar