Mi foto
Jerez de la Frontera, Cádiz, Spain

BIENVENIDOS A MI BLOG

En esta página encontrarás evocadoras fotografías antiguas procedentes de mi archivo particular, así como otras actuales de las que soy autor. También vídeos, artículos y otros trabajos relacionados con la historia de Jerez de la Frontera (Spain), e información sobre los libros que hasta ahora tengo editados.

In this page you will find evocative ancient photographies proceeding, as well as different current of my file particular of that I am an author. Also videoes and articles related to the history of Jerez (Spain) and information about the books that till now I have published

No están reservados los derechos de autor. Puedes copiar lo que quieras, aunque es preceptivo citar la fuente.
No rights reserved copyrights, you can copy anything you want just by citing the source

LAS EXCLAUSTRACIONES DE LA CARTUJA DE JEREZ




      Tres fueron las ocasiones en las que los monjes tuvieron que abandonar la Cartuja, y todas ellas durante la primera mitad del siglo XIX. La primera lo fue el 30 de enero de 1810 con motivo de la inminente llegada de las tropas napoleónicas, cosa que sucedió tres días después. La comunidad religiosa tuvo que huir en una barcaza navegando por el Guadalete para refugiarse en Cádiz ante el fundado temor de ser represaliados por el ejército invasor, ya que el Padre Prior había encabezado un año antes le denominada "Junta de Defensa Local", creada al objeto de defender la ciudad de los franceses, acción que nunca se llevaría a cabo.

     El 3 de Febrero de 1810, las fuerzas napoleónicas al mando de José Bonaparte entraron en Jerez. Una comisión compuesta por las autoridades locales se vieron en la obligación aquel aciago día de salir al Altillo con objeto de recibir a los invasores, los cuales, en marcha triunfal, desfilaron por diversas calles hasta llegar a la plaza del Arenal ante el profundo y bien fundado temor de la mayoría de los ciudadanos. Jerez como el resto de las ciudades y pueblos españoles donde pusieron sus botas los franceses, no se libró de los terribles expolios y saqueos por parte de los soldados galos y de sus mandos,  y la Cartuja tampoco. Pero si grande fue el pillaje extranjero, en el caso del monasterio, fue aún peor el que sufrió por parte de los lugareños durante los tres días que transcurrieron entre la salida de la comunidad y la llegada del ejército francés. Hombres, mujeres, viejos y niños, todos, entraron a saco en lo que hasta unas horas antes había sido lugar de respeto y oración para robar todo lo que se pudiese vender o guardar. Los ilusos monjes no podían imaginar hasta donde puede llegar la rapiña humana. Cuando llegaron los franceses solamente se pudieron llevar algunas pinturas (que no era poco), las cuales al parecer, por causa de la propia incultura,  los saqueadores locales no les prestaron demasiada atención.

     En el verano de 1812, una vez las fuerzas de Napoleón hubieron abandonado nuestra tierra, vuelven los Cartujos a su casa que, como cabría suponer, la encontraron vacía de mobiliario, vestuario o decoración y, en el más deplorable de los estados. A pesar de todo, nuevamente es restablecida la vida monástica y poco a poco se van reparando las secuelas de los desmanes sufridos durante los dos últimos años.

     Pero esta aparente tranquilidad no les iba a durar mucho tiempo, ya que ocho años después, concretamente el 21 de noviembre  de 1820, una orden del Ministerio de Hacienda decreta la clausura de todos los conventos cerrados durante la Guerra de la Independencia. Por esta causa los frailes se ven de nuevo obligados a dejar su monasterio. En esta ocasión y como ya dijimos con anterioridad, todos los bienes de la Cartuja fueron incautados y vendidos en pública subasta. La Orden de San Bruno no volvería a Jerez hasta tres años después, una vez acabado el denominado "Trienio liberal”. A su vuelta la comunidad se afana por todos los medios en recuperar algunos de los bienes muebles, enseres y vasos sagrados que anteriormente les hubieron pertenecido.

     La tercera y definitiva exclaustración se produjo el 19 de agosto de 1835, como consecuencia del famoso decreto de Mendizábal que tanto daño causara al patrimonio histórico y artístico de nuestro País. Aquel fatídico día para nuestro legado cultural y monumental, en el que tras un inventario de los bienes, vasos sagrados y alhajas, los cuales fueron depositados en la Colegial, los monjes de la Cartuja de Santa María de la Defensión abandonaron definitivamente su monasterio después de cuatro siglos. Componían la comunidad en aquel momento 14 sacerdotes y cinco legos. Al cuidado de aquella incomparable joya arquitectónica quedó un solo guarda que no duraría  muchos años en su cargo. Paradójicamente, a pesar de su abandono, en 1856 fue declarado Monumento Nacional, gracias al interés y los denodados esfuerzos de la Academia de Bellas Artes de Cádiz, como única medida para salvar de la ruina y total desaparición al Monasterio jerezano de la Cartuja. 
      
     Para terminar diremos que, aunque en esta ocasión no fue una exclaustración como las tres del siglo XIX, en enero del año 2002 abandonaron la Cartuja de Jerez los últimos monjes que en ella quedaban. La falta de vocaciones unida otras circunstancias que no vamos a citar, hicieron que nuevamente este incomparable monasterio quedase deshabitado. Luego vinieron las monjas de la congregación francesa de Ntra. Sra. de Belén que son quienes lo habitan actualmente y mantienen el culto


En la foto: el imafronte del templo. Postal de los años veinte del pasado siglo